Limpia el Extractor de Zumos Versapers directamente después de su uso. Si se espera demasiado tiempo para lavar el extractor los residuos de fibra pueden secarse, lo que hará que su limpieza sea más difícil. Es más fácil limpiarlo tras cada uso y de esta manera los jugos y ácidos de las frutas permanecen menos tiempo en contacto con las superficies. Sencillamente desmonta el cabezal y retira los restos de pulpa.

Todas las piezas de Versapers son grandes y fáciles de limpiar: contenedor, rodillo, cepillo rotatorio y filtro.  El filtro es la pieza que puede requerir algo más de atención, pero para facilitar la limpieza, todos los Versapers vienen equipados con un cepillo de limpieza.

accesorios

Todos los accesorios del extractor Versapers

 

Puesto que la mayoría de las verduras y frutas no son grasas, puedes usar sólo agua con un poco de detergente suave para la limpieza diaria. Utiliza una esponja suave para limpiar las partes de plástico para mantenerlos siempre en perfecto estado. Si necesitas hacer una limpieza más profunda o eliminar manchas, puedes utilizar un limpiador de cocina. Haz esto sólo de vez en cuando.

Es recomendable hacer una limpieza a fondo de manera periódica sumergiendo las piezas en agua templada con bicarbonato.

¿Se puede lavar Versapers en lavavajillas?

No es recomendable introducir las piezas del extractor de zumo Versapers en el lavavajillas ya que podrían deformarse al lavarse a una temperatura igual o superior a 80 grados. Se recomienda no introducir plásticos en los lavavajillas ya que los detergentes utilizados suelen ser bastante agresivos.

¿Autolimpieza?

Antes de abrir el extractor para limpiarlo, podemos introducir agua con el aparato en marcha y con la tapa de la salida de zumo cerrada. Dejamos dar vueltas unos momentos y paramos el extractor.  Abrimos la tapa de la salida del zumo y habremos ayudado a desalojar mayor cantidad de pulpa, facilitando de este modo la limpieza.

Esto también lo hacemos cuando queremos hacer dos zumos de sabores diferentes, en los que no queremos que se mezclen los sabores. Por ejemplo, una vez hemos terminado de hacer un zumo de sandía y menta, tapamos la salida del zumo, echamos agua, dejamos girar unos momentos y abrimos la tapa de la salida del zumo. Ahora el interior estará más limpio y podremos hacer un zumo de zanahoria, remolacha y apio.

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Pin on Pinterest

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *